» » » Leyendas de El Morro (Mérida)

Leyendas de El Morro (Mérida)

Publicado en: Leyendas | 0

Hoy nos trasladamos a una de las regiones más bellas de nuestro país ¡EL MORRO!

Es el nombre que recibió un poblado nativo de los Mucubache en la región montañosa y árida de las estribaciones meridionales de la Sierra Nevada de Mérida. Su nombre, de igual modo que en la mayor parte de los casos, se fundamenta en la morfología de un cerro con un pico o cresta particular que se distingue en la distancia. Hoy iremos un poco más allá para conocer esos mitos y leyendas que acompañan su cultura. Tres en particular:

La Mujer de Blanco

      Es un espanto que intercepta a los parranderos que circulan por la calle que conduce al sector El Porvenir, llenando de terror a los transeúntes. Dicen que hasta el más guapo se espanta y se afirma que transita por la zona después de las 12:00 de la noche. La describen como una mujer alta, con vestido blanco, cabello largo y negro, que oculta su rostro y sus pies nunca tocan el suelo. Nadie sabe porque el espanto aparece en este lugar; algunos suponen que fue por el asesinato de una mujer y otros señalan que podría tratarse de un entierro y que la aparición forma parte de un conjuro.

El Quisquivi

      Afirman los habitantes de la población que el quisquivi es un pájaro que tiene cabeza de gato y cuerpo de zamuro. Los habitantes de la localidad afirman que es un pájaro de mal agüero, a pesar que la comunidad comenta la forma de esta ave nadie asegura haberse encontrado con el. Su canto se escucha cuando hay parejas amancebadas o en concubinato, cuando hay infidelidad en un matrimonio o cuando una muerte se aproxima; el ave emite un espantoso canto que invade los nervios del que escucha ¡Quisquivi…juju…! como si saliera del mas allá dejando un eco en medio de la noche oscura.

 

El Carro Misterioso

      El policía Chacón nos cuenta que en varias oportunidades vio llegar un carro pero este no llego hasta la plaza solo se oía que en la entrada de pueblo lo prendían y al mismo tiempo lo apagaban. El pensó que se había dañado y fue a verlo, pero cuando el se aproximaba a donde se escuchaba el carro este desapareció, el corrió sorprendido y lleno de miedo y cuando llega a la plaza le cuenta a sus compañeros.

Facebooktwitterpinterestmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.