» » » Nazareno de San Pablo: Una devoción local

Nazareno de San Pablo: Una devoción local

Publicado en: Religión | 0

La imagen del Nazareno de San Pablo, es una devoción muy arraigada en la ciudad de Caracas. Es una talla en madera de pino flandes de Sevilla, España, del siglo XVII. Dice la tradición que el escultor, después de terminar de tallar la imagen, el Nazareno se le aparece y le dice: «¿Dónde me has visto que tan perfecto me has hecho?».

El 25 de julio de 1567 Diego de Losada fundó la ciudad de Santiago de León de Caracas, la cual se fue poblando poco a poco. En 1579 se desató una terrible peste conocida como la peste del vómito negro. Pidiendo auxilio de Dios, sacaron en procesión a una imagen de San Pablo el Ermitaño y milagrosamente se acabó la peste. En agradecimiento, el Cabildo y la población construyeron, al sur de la Catedral, una Capilla en honor a esta santo. Era la cuarta Iglesia que se construía en Caracas. Lamentablemente quedó destruida durante el terremoto de 1641. Fue reconstruida y reinaugurada en 1666. Junto a la Capilla construyeron un hospital y un hospicio para mujeres.

Nazareno de San Pablo - Venezuela 1811

En 1674 llegó a Caracas la imagen de Jesús Nazareno la cual representa a Cristo cargando la cruz vestido de color morado en su calvario camino a su crucifixión. Esta imagen fue colocada en la Capilla de San Pablo el Ermitaño y consagrada por Fray González de Acuña, quien decretó, y hasta ahora se cumple, que el día Miércoles Santo se le dedicara a Jesús Nazareno.

Narra la tradición que en 1696 se desató otra peste terrible en Caracas. Como no encontraban la forma de curarla y estaba acabando con la población, acudieron a Dios a rogarle el cese de la peste y para ello sacaron en solemne procesión la imagen del Nazareno por las calles, en medio de oraciones. Al pasar por una esquina donde había un árbol de limón, la cruz del Nazareno lo tropezó y en la corona de espinas se enredaron varias ramas, cayendo cantidad de limones al suelo. La gente tomó los limones como señal del cielo e hicieron limonada. Muchos se curaron y cesó la peste. Desde entonces esa esquina se le llamó esquina de Miracielos y al árbol, lo llamaron el Limonero del Señor. Y así la devoción al Nazareno de San Pablo se difundió aún más.

En 1880 el anticlerical Guzmán Blanco mandó destruir el templo de San Pablo. Esto fue porque perseguía a los sectores católicos del país y al clero de la Iglesia. Y en ese mismo sitio se levantó el Teatro Municipal que fue inaugurado en 1881. Una de las historias más curiosas del Nazareno es que se dice que cuando Guzmán Blanco inauguró el teatro, estando en su palco presidencial vio al Nazareno quien le preguntó ¿Dónde está mi iglesia?, y dicen que él le contó lo sucedido a su señora y de allí nació la construcción de la iglesia de Santa Teresa.

Pero en realidad el Presidente Guzmán Blanco, en honor a su esposa Ana Teresa Ibarra, mandó construir la Basílica de Santa Teresa y Santa Ana, lo que nosotros llamamos la Basílica de Santa Teresa y allí fue llevado el Nazareno de San Pablo, donde se encuentra hoy.


Referencia: www.buenanueva.net

Facebooktwitterpinterestmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.