Home » Blog » Religión » Alfombras de Araira: Tradición mirandina

Alfombras de Araira: Tradición mirandina

Publicado en: Religión 0

Alfombras de Araira El pasado domingo 24 de julio, tuvimos el privilegio de asistir a un acto que ya es categorizado como Patrimonio Cultural del Estado Miranda «La Alfombras de Flores de Miranda». Es una fiesta autóctona del una población muy cerca de Guatire, llamada Araira, donde año tras año, devotos de la Virgen del Carmen, llenan su calle principal de alfombras de flores en honor a su virgen.

Lo primero que pudimos observar en este colorido festival, como toda la población está celebrando en las calles. Todo el pueblo sale de fiesta, se escuchan cantares tradicionales por las esquinas y a pesar de que la lluvia asustó a algunos devotos a primeras horas de la mañana ¡Nada impidió que la alegría inundara toda la festividad!

Uno de los aspectos más hermosos de la celebración, es que muchas de las alfombras son realizadas por familias de la misma comunidad, como manera de promesa u ofrenda hacia la virgen santísima. Además también es típico que en la celebración los representantes gubernamentales del Estado Miranda recorran las calles para disfrutar de este homenaje religioso.

Esta verde población mirandina, fue fundada el 16 de septiembre de 1874. Se encuentra entre colinas y montañas de diferentes alturas y verdores, en las riberas del río Araira; es capital de la parroquia Bolívar, municipio Zamora del estado Miranda – Venezuela. La zona donde se encuentra Araira es agrícola por excelencia, y allí se destaca el cultivo de las mandarinas.

Este pueblo mirandino de Araira, no sólo es reconocido por producir las más jugosas, dulces y mejores mandarinas del país, también un evento religioso da realce a esta localidad del municipio Zamora, debido a que cada primer domingo después del 16 de julio (día de la Virgen del Carmen), el fervor a la Virgen, se transforma en una “Alfombra de Flores” (declarada en el 2006 como ‘Patrimonio Cultural de Miranda’), y es un ícono cultural e incluso turístico, que gracias al colorido y exquisito aroma que impregnan miles de rosas, cayenas, orquídeas, crisantemos, aves del paraíso, nardos, e incluso frutas, engalanan cada año las calles de Araira, con figuras e imágenes alegóricas que exaltan a la Madre de Dios.

20160724_110440

Facebooktwitterpinterestmail

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.