Home » Blog » Naturaleza » Birongo tierra de sabor, ritmo y tradición

Birongo tierra de sabor, ritmo y tradición

Publicado en: Lugares, Naturaleza, Turismo 0

Este pueblo mirandino de raíces africanas es considerado un destino ecoturístico, su nombre significa “medicina tradicional”. Al adentrarte en sus tierras te olvidas del ruido y el humo de la ciudad, comienzas a disfrutar de la naturaleza, de su vegetación frondosa, de su clima caluroso y húmedo.

Birongo pertenece al Municipio Brión del Estado Miranda, en la región de Barlovento. Para llegar se debe recorrer la vía hacía Higuerote y tomar el desvío que conduce a Curiepe. Cuando se encuentre con el monumento al Tambor, instrumento musical representativo del lugar, habrá llegado a Curiepe.

 

La primera visita obligatoria al llegar son los sembradíos de cacao, existen más de 300 plantaciones de este rubro en los alrededores del poblado, es un producto clave en la economía y subsistencia de sus pobladores. En la Finca El Castillo puede aprender datos curiosos acerca del cacao, como por ejemplo su nombre científico que es Theobroma, es de origen griego y significa “alimento para los dioses” un nombre muy acertado pues ¿Quién no se deleita y se siente como un dios cuándo saborea un buen chocolate?

Podrá degustar el cacao en su forma más pura y descansar del fuerte sol gracias a los grandes árboles que dan sombra a las cosechas de cacao.

 

Luego de conocer sobre su siembra y cosecha, debes dirigirte a Chocolates Flor de Birongo, donde sucede la magia y el cacao se convierte en ese delicioso pecado llamado chocolate.

Al dar un paseo por la fábrica conoces todo el proceso de elaboración de este exquisito manjar, a pesar de que se ha actualizado y evolucionado aún conserva su carácter artesanal, su producción se limita a 70 kilos diarios de chocolate de cobertura.

Lo mejor del recorrido es que puedes hacer tus propios bombones, una idea genial para sentirte parte de su proyecto y aprender esta técnica nada fácil pues requiere de práctica. A los visitantes les entregan una manga llena de chocolate, unos moldes, tapaboca, gorrito y listo, a preparar tu dulce obra de arte.

 

Luego para finalizar el día nada mejor que bailar al son de los tambores frente a la plaza Bolívar del poblado, donde suenan los famosos tambores de Curiepe y es inevitable no mover el cuerpo con ese ritmo tan rico y contagioso.

¡Conoce este hermoso pueblo con una Caminata por el Río Birongo!

Facebooktwitterpinterestmail
Siguiendo Yohana Oropeza:
Últimas publicaciones de

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.