Home » Blog » Naturaleza » El nuevo teleférico de Mérida

El nuevo teleférico de Mérida

Publicado en: Naturaleza 0

Curiosidad. Eso es lo que genera el nuevo sistema teleférico de Mérida “Mukumbarí” y no es para menos, pues tras 8 años de cierre y la expectativa centrada en la nueva y moderna infraestructura, la producen porque todos los venezolanos quieren conocer el atractivo turístico de Mérida, ícono de la ciudad de los caballeros y de las cinco águilas blancas de Tulio Febres Cordero.

En una etapa pre comercial desde el pasado 5 de mayo hasta la fecha, aproximadamente 70 mil personas han ascendido en modernas cabinas hasta las montañas rocosas y nevadas, disfrutando de los parajes andinos más hermosos que regala la naturaleza. Y es que del nuevo teleférico hay mucho que decir. Si bien es cierto que el anterior marcó una etapa de la historia turística del estado Mérida, “Mukumbarí” coloca el sello en una nueva y moderna fase del eje turístico como desarrollo de la entidad y el país.

Teleférico de Mérida

 

Un paseo muy vistoso

En las cinco estaciones, Barinitas, La Montaña, La Aguada, Loma Redonda y Pico Espejo, y desde los 1.555 metros sobre el nivel del mar (msnm) hasta los 4.765 msnm, los visitantes del teleférico “Mukumbarí” experimentan sensaciones que solo la naturaleza regala en una travesía inolvidable.

En Barinitas, donde comienza el ascenso, resalta la moderna infraestructura que tiene gigantografías del fallecido presidente Hugo Chávez y del presidente Nicolás Maduro.

Allí, los visitantes cuentan con feria de comida, tiendas de souvenirs de artículos y dulcería típica merideña, servicio de sanitarios y venta de boletería, entre otros.

Destaca a simple vista la selva semi caducifolia donde se aprecian varias especies de árboles dominantes de esta selva que pierden sus hojas durante la época de sequía, de allí deriva su nombre de caducifolia.

En la estación La Montaña, a 2.435 msnm predomina la selva nublada, donde se conjugan corrientes de aire frío y caliente, siendo un reservorio de agua que mantiene humedales como musgo y líquenes.

Los miradores a la Sierra La Culata y al valle que es la ciudad de Mérida, son otro de los atractivos presentes en la segunda estación, junto al salón de uso múltiples con capacidad para aproximadamente 300 personas, restaurant y servicio médico.

Comienza el frío

Ya en la estación La Aguada, a 3.452 msnm, se aprecia el paisaje de páramo andino donde conviven hasta 64 especies de frailejón y entre ellos destaca el frailejón de octubre, especie más relevante porque desarrolla una vellosidad que le permite protegerse de los rayos del sol y mantenerse en el tiempo.

Senderos de interpretación ecológica, especies de vegetación y pisos climáticos resaltan en La Aguada y también en Loma Redonda, ubicada a 4.045 msnm donde las lagunas glaciares son las protagonistas de la travesía.

Las expectativas sobre la altura, el clima y la nieve comienzan a despejarse con el ascenso, por lo que llegar a la estación Pico Espejo es casi como coronar la cumbre.

En esta estación se observa el desierto nival donde no hay nada de vegetación, pero si una asociación rocosa de 2 mil 500 millones de años que conforman los picos Bolívar y Espejo.

Con suerte puede estar nevando en la estación Pico Espejo, pero si eso no ocurre, de seguro el pico está cubierto de una capa blanca que si la neblina lo permite se podrá apreciar y fotografiar.

En la última estación se encuentra la virgen de Las Nieves, imagen representativa del teleférico y bajo la cual en épocas anteriores era coronada la Reina de las Nieves, electa en el marco de la Feria Internacional del Sol.

La blanca virgen está hecha en mármol carrara y fue traída a Mérida desde Genova en tres piezas en el año 1962, en su pedestal se lee la frase “Ave María” y con los brazos abiertos, la virgen parece bendecir a todo aquel que llega a la ultima estación del teleférico donde la temperatura puede ser menor a los 5 grados centígrados.

Los picos Bolívar, Humboldt, Bompland, Toro y León, se aprecian desde lo más alto de la cumbre y son las famosas cimas que se convirtieron en las 5 águilas blancas del escritor merideño Tulio Febres Cordero, que ahora coronan el recorrido por el parque temático de naturaleza que es el nuevo teleférico “Mukumbarí”, lugar donde se posa el sol.

Información de El Universal

Facebooktwitterpinterestmail

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.